Desde la Comisaría de la Familia, cuya sede está radicada en Choele Choel, se está brindando capacitación a oficiales y personal subalterno de las distintas unidades policiales de la región. Este jueves es el turno de Darwin y luego continuarán con Chimpay.


La jefa de la unidad policial dela familia, María Melinguer, explicó que se ha dado inicio a esta serie de talleres poniendo el acento sobre todo en el personal de calle y en aquellos policías que suelen detectar, recibir o atender a las víctimas de violencia. Se trata de un plus de conocimiento al protocolo que indican las normas y que funge como sensibilización del policía frente a la problemática.
Este tipo de capacitaciones son consideradas de gran importancia, dado que no existe comisaría de la familia en cada localidad, y ante un hecho de violencia familiar, se acude a la unidad policial que se tiene “a mano”. Es allí donde se apunta para que en cada comisaría o subcomisaría, el personal que desarrolla tareas esté preparado no solo para recibir una denuncia sino para saber qué hacer en el primer contacto con la víctima y cómo actuar según cada caso o situación.
La sub comisario Malinguer, jefa de la comisaría de la familia en Choele Choel, señaló que el trabajo desarrollado por las comisarías de la familia ha generado un cambio positivo en general. En lo interno se logró un protocolo de actuación específico para violencia familiar, en los social, con los distintos talleres se ha ido trabajado la concientización de la sociedad en general. A la vez se ha trabajado también con las escuelas, de modo que no solo se detecten casos de violencia a través de lo que los alumnos se animen a contar, sino que se actúe con rapidez en la denuncia para actuar lo antes posible.-

0
0
0
s2smodern