Padres, docentes y alumnos, se mostraron indignados este lunes, cuando se enteraron que el espacio físico del que disponen en la chacra experimental de Lui Beltrán, había sido violentado para robarles herramientas imprescindibles para las tareas formativas de los alumnos.


Desidia fue la palabra que se repitió a través de los medios. Las críticas apuntaron todas al ministerio de Educación de la provincia, que tiene en su haber varios reclamos de la comunidad educativa sin que tome decisión alguna desde hace al menos tres años.
“La Ministra (Mónica Silva) tiene muy ensayado un lindo discurso pero no hay acciones concretas. Las normas vigentes indican que se debe nombrar un cuidador, pero nunca cumplieron con ello, ni tampoco optaron por alguna alternativa, habida cuenta que se han sufrido numerosos robos. Y no es solo que se pierde lo que aporta el ministerio de educación, sino lo que aportamos los padres con mucho esfuerzo” expresó Alicia, integrante del grupo de padres y madres de alumnos.
La indignación tiene razón de ser. La ministra de Educación Mónica Silva, ha dicho públicamente que un cuidador no puede impedir un robo, ero tampoco ha tomado decisión alguna ni delineado ninguna estrategia tendiente a impedir los robos en un lugar que queda absolutamente solo, de manera que los ladrones, disponen de todo el tiempo que quieran para llegar, romper candados y puertas, cargar lo robado en vehículos e irse sin que nadie se lo impida.
La directora y los docentes se turnan tanto los días laborales como los feriados, para recorrer el lugar, pero indudablemente los malvivientes presumiblemente esperan que se retiren para cometer los ilícitos.-

0
0
0
s2smodern