Después de la masiva movilización que llevó a 1 millón de personas el último día 15 a las calles de Brasil para protestar contra los recortes anunciados por el gobierno ultraderechista Jair Bolsonaro estudiantes y profesores volvieron a movilizarse este jueves (30) en más de 200 municipios del país en protestas que reunieron a casi 1 millón de personas.

Protestas masivas reunieron a 250 mil personas en Belo Horizonte, 300 mil en São Paulo y en Rio de Janeiro aproximadamente 100 mil personas estuvieron en las calles contra los ajustes.

Durante los actos, sus organizadores hicieron un llamamiento para organizar una huelga general el próximo 14 de junio contra los ataques a los derechos del pueblo promovidos por Bolsonaro.

“En el campo y en las ciudades, todas las categorías son afectadas por este gobierno inmoral. Un gobierno que no respeta a sus ciudadanos”, afirmó Fray Anastacio, de 75 años, fundador de la Pastoral de la Tierra en Paraíba y diputado federal por el Partido de los Trabajadores (PT).

Reacción

Mientras los brasileños se movilizaban, el ministerio de Educación divulgó una nota este jueves (30) por la tarde instando a la población a denunciar “profesores, funcionarios, estudiantes, padres y familiares” que divulguen “movimientos políticos y partidistas” durante el horario escolar.

En un otro comunicado enviado a la prensa, el ministerio afirmó haber recibido 41 denuncias pero no divulgó cuáles serían esas irregularidades.

Resistencia

Las manifestaciones también fueron una respuesta a los actos pro Bolsonaro que tuvieron lugar el último domingo (26). Durante una de las marchas derechistas, los manifestantes bolsonaristas habían arrancado una pancarta colgada en la sede del edificio de la Universidad Federal de Paraná (UFPR) donde se leía “En defensa de la educación”. Este 30 de mayo el cartel arrancado fue sustituido por otro todavía más grande. En solidaridad, otras universidades extendieron pancartas en sus fachadas.

El presidente de la Asociación de Docentes de la Universidad Estadual Paulista (Adunesp) João Chaves estuvo presente en la manifestación en São Paulo y mencionó que la lucha por la Educación pública y gratuita también está vinculada a la defensa del modelo actual de seguridad social y contra la reforma de las Pensiones.

“Estamos aquí en lucha por la educación y también contra la reforma de las Pensiones. Aprovecho la oportunidad para hacer un llamado para participar de la huelga general contra la reforma de las Pensiones. El pueblo brasileño tiene que salir a las calles para rechazar este ataque contra la educación y contra la perspectiva de jubilarse con dignidad”, afirmó.

La vicepresidenta de la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) habló desde la manifestación en São Paulo y afirmó que la educación pública, de calidad y gratuita es fundamental para combatir los demás problemas estructurales de Brasil.

“Vamos a enviar un recado para el ministro [de Educación] y para Bolsonaro, nosotros no vamos a salir de las calles mientras los recortes continúen. Vamos a defender la educación como siempre la defendimos a lo largo de la historia, porque la educación es muy importante para el desarrollo de nuestro país y para combatir la desigualdad social”, dijo Jessy.

En Porto Alegre, la diputada federal Fernanda Melchiona, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) estuvo presente en la manifestación y aseveró que el ataque a la educación pública generó una fuerte reacción popular porque representa también un ataque a la libertad de expresión y al pensamiento crítico.

“Son miles de personas en las calles, demostrando la importancia del movimiento estudiantil, demostrando que los estudiantes no van a cruzar los brazos mientras no derroquen esta política neoliberal y autoritaria de recortes en la educación. El gobierno ataca la educación porque sabe que es un proyecto autoritario que intenta eliminar el pensamiento crítico. Pero desconoce la fuerza que tiene el movimiento estudiantil”, declaró.

Desde muy temprano

La movilización de este jueves empezó por la mañana. En la capital federal, Brasília, manifestantes se concentraron a partir de las diez de mañana en el Eje Monumental. El acto contó con la presencia de diversos parlamentarios. Alrededor de las 12h30 los participantes caminaron hacia el Congreso Nacional cantando consignas.

En el municipio de Ipojuca, en Pernambuco (región nordeste del país), petroleros de una refinería paralizaron sus actividades para marchar en defensa de la educación. Otras ciudades también amanecieron con miles de estudiantes marchando en sus principales vías, como en Salvador, capital de Bahia, donde 60 mil personas salieron a las calles para defender sus derechos.-

0
0
0
s2smodern