Total indiferencia por parte del gobierno provincial y delos jefes policiales de la Regional IV de Policía, ante el constante riesgo al que se expone el personal policial que presta servicios en Coronel Belisle. Las paredes están rajadas y la pesada loza de cemento podría caer sobre los policías, sin que nadie tome cartas en el asunto.


Hace más de un año que el deterioro de la sede policial de Coronel Belisle está en muy mal estado. Pero en los últimos meses el deterioro se profundizó y el riesgo para cualquier persona que ingrese al lugar es muy grande, ya que los muchos kilos de cemento que componen la loza que oficia de techo, está a punto de derrumbarse.
Las autoridades que tienen competencia en el tema saben cuáles son las condiciones del edificio, pero hasta el momento no han hecho absolutamente nada por solucionarlo.
El propio gobernador sabe del deterioro del edificio policial a punto tal que hace un año atrás, en la fiesta aniversario de esa localidad vallemediense, anunció un aporte de casi medio millón de pesos, mientras que el municipio se comprometía a aportar la mano de obra. Pero el aporte prometido no llegó nunca y el estado de esa construcción es calamitoso.
El propio intendente ha advertido públicamente en reiteradas ocasiones, el riesgo al que están expuesto los policías, pero ni el gobierno provincial desde el área de incumbencia, y mucho menos los jefes policiales de la regional IV reaccionan al menos en buscar un edificio alternativo para evitar posibles accidentes que podrían sufrir los policías que diariamente prestan servicio allí.
Según el intendente David Mendoza, las grietas de las paredes son tan grandes que se puede ver desde adentro por ellas, del mismo modo que si fuera una puerta entreabierta.
El pasado 2 de agosto la sede policial quedó prácticamente clausurada en casi su totalidad, con peligro de derrumbe. A punto tal es el deterioro que el gobierno provincial le pidió al intendente municipal y a la comisión de la Asociación de Bomberos, que le preste las instalaciones del nuevo cuartel de bomberos voluntarios –por entonces aún no se había inaugurado- para que funcione por un corto tiempo como sede policial, habida cuenta que el edificio de la subunidad N°64, no podía ser habitado por el riesgo que ello implicaba para el personal e incluso para los ciudadanos que deberían ser alojados por algún motivo en calidad de demorados o detenidos.-

0
0
0
s2smodern