(Publicado por Río Negro online).- Una negligencia en el basurero municipal de Río Colorado, con la quema a cielo abierto en una jornada donde el viento fue el principal protagonista, fue el causal de un nuevo incendio de campo que afectó a un poco más de 400 hectáreas de pastizales.


Además varios bomberos voluntarios que intervinieron sufrieron accidentes de consideración. Se dedicaron por más de diez horas a combatir los siniestros hasta sofocarlos.
Cerca de las 16 horas del día sábado, tres dotaciones concurrieron hasta el lote 25, por la ruta provincial 50, en dirección a Guardia Mitre, de la propiedad del señor López. Allí acudieron a un incendio de campo, que hasta la fecha nunca había sido afectados por los fuegos de las temporadas anteriores.
Luego de más de cuatro horas de intenso trabajo de contrafuego, donde los vientos que rotaban permanentemente complicaron las tareas, los brigadistas lograron contenerlo dentro del mismo cuadro.
Sin embargo, alrededor de las 20 horas, ráfagas de hasta 90 km/h reavivaron las brasas existentes en la zona quemada y las dispersaron por lotes vecinos.
Bomberos heridos y accidentados
Como consecuencia, las llamas afectaron a los lotes 5, del señor Pasegui, y distintos cuadros productivos lindantes en la zona del monte, de propiedad Antón, Jara, Gabarre y Picabea, sumando un total aproximado de 400 hectáreas de monte y dañando algunos alambres perimetrales.
Las tareas finalizaron 3,30 de la mañana del domingo, donde un grupo de bomberos quedó en una guardia de cenizas para evitar un suceso similar.
En plena tarea luchando contra el fuego, algunos de los bomberos intervinientes sufrieron daños en sus pies, heridos por espinas de gran porte. El accidente mas importante fue el que sufrió el voluntario Raúl Giménez, quien cayó dentro de un pozo de importantes dimensiones, que se encontraba abierto y sin protección.
Rápidamente llegó la ambulancia hasta el lugar para su atención, aunque afortunadamente solo presentaba algunos golpes que no revestían gravedad.
Sobre la tarde noche del sábado, un fuerte ventarrón que duró por varios minutos causó trastornos y varios daños dentro del casco urbano.
Una acacia de gran porte cayó sobre un auto marca Chevrolet Corsa que se encontraba estacionado sobre la calle Sarmiento y Roca, provocándole serios daños.
El mismo temporal en distintos puntos de la localidad, tiró al piso decenas de postes de servicios de energía, televisión y telefonía, provocando la interrupción por varias horas.
No faltaron focos de incendio en una chacra de Juventud Unida y en distintos terrenos baldíos.-

0
0
0
s2smodern