Esta madrugada el conductor de un camión perdió la vida al volcar el rodado pesado que conducía cargado de calcáreo. Se  presume que se quedó dormido, mordió la banquina y volcó. Un compañero suyo iba delante de él pero no se percató de la suerte de su colega.

El trágico vuelco sucedió esta madrugada a la altura del kilómetro 971 de la ruta nacional 22, entre Río colorado y Choele Choel, aunque en cercanías de esta última localidad. El camión era un Mercedes Benz de la empresa de transportes “Héctor Frulla SRL”, de Castelar, provincia de Buenos Aires, conducido por Cristian Ariel Leguizamón de 35 años quien habría fallecido en el acto producto de las serias lesiones que sufrió a consecuencia del vuelco. Aparentemente no habría llevado puesto el cinturón de seguridad, o bien ese elemento pudo haberse desprendido, pues el occiso tenía un fuerte golpe en el pecho, además de las demás heridas sufridas ya que el camión quedó con las ruedas hcia arriba y la parte de mayor impacto fue la del lado del condutor.

El transporte de cargas había partido  desde Neuquén con destino a Castelar llevando carga completa de áridos. Según las primeras pericias, Leguizamón mordió la banquina 300 metros antes del lugar en el que luego perdió la estabilidad y terminó acostado sobre la cabina. En el lugar donde sale a la banquina no se observa frenada de ninguno de los dos carriles, lo que indicaría que no tuvo que realizar esa maniobra para impedir alguna colisión. Así, la hipótesis que cobra fuerza es que el camionero pudo haberse quedado dormido y al sentir el movimiento del camión saliéndose del asfalto, habría intentado infructuosamente dominarlo hasta volcar.

Gente que circulaba por el lugar, minutos después del accidente, tuvo que continuar su marcha hacia Choele Choel hasta tener señal de celular para dar aviso a Seguridad Vial que luego se encargó de las primeras actuaciones.-

0
0
0
s2smodern