Foto Sergio MArilaf
Los abogados intercambiando inquietudes con la jueza en la segunda jornada del juicio

Con la finalización de la lectura de la acusación de la parte querellante culminó hoy la segunda jornada del juicio oral y público por el presunto homicidio calificado del trabajador salteño Daniel Solano, ocurrido en 2011 en el Valle Medio. En la zona el caso es conocido como “desaparición forzada”, dado que personal policial lo sacó del boliche y nunca más se lo volvió a ver. La continuación del juicio está prevista para el martes 6 de marzo a las 9, en las salas de audiencia del subsuelo del edificio. Llamativamente, en declaraciones a la prensa, el gobernador Albrto Weretilneck salió a explicar el porqué los acusados están trabajando y portando armas.


La audiencia ante los jueces María Evelina Garcia Bladuini, Gastón Martín y Oscar Gatti comenzó apenas pasadas las 9 en el Auditorio de la Ciudad Judicial de Roca y finalizó después de las 16. Las expectativas de quienes acompañan a la familia Solano, estaban puestas en que en esta jornada pudieran declarar los imputados para que en la próxima audiencia –prevista para el 6 de marzo- comiencen a declarar los 360 testigos, en tandas de a 10, pero finalmente no se pudo.

En la jornada de hoy se completó la lectura de la requisitoria de juicio de la parte querellante, con el detalle de todos los argumentos y evidencias con las que esa parte sustenta su acusación.

En la próxima jornada se dará lugar al planteo de cuestiones preliminares formales de cada una de las partes, las cuales serán resueltas por el Tribunal, y posteriormente se iniciará la ronda de declaraciones indagatorias de los imputados. Tras eso, se espera la declaración de los primeros testigos.

Por su parte el gobernador de la provincia, Alberto Weretilneck, salió a justificar el por qué los policías están en actividad y portando armas. "Lo primero que hay que tener en cuenta que es un hecho que sucedió durante el gobierno anterior. La primera decisión nuestra, luego de una reunión con el padre, fue tomar una decisión importante que fue la separación de todos los efectivos policiales. Además di la orden de que la Policía colabore con la investigación y estuvieron presos más de dos años. Si hoy siguen perteneciendo a la Policía es porque la justicia no actuó en tiempo y forma", expresó el gobernador en diálogo con medio de prensa.



Imputaciones

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía que se leyó en la audiencia, las imputaciones que pesan sobre los siete efectivos policiales son las siguientes:

Respecto de Sandro Gabriel Berthe, Pablo Federico Bender y Juan Francisco Barrera: vejaciones, privación ilegítima de la libertad, homicidio calificado, todo en concurso real, en carácter de coautores.

Respecto de Pablo Andrés Albarrán Cárcamo, Pablo Roberto Quidel y Diego Vicente Cuello: privación ilegal de la libertad, homicidio agravado, todo en concurso real como partícipes primarios, y en concurso ideal con incumplimiento de deberes de funcionarios públicos, en grado de autores.

Contra el oficial Héctor César Martínez la imputación es: vejaciones, privación ilegal de la libertad, homicidio agravado, todo en concurso real como participe secundario, en concurso real con abuso de autoridad en grado de autor, en concurso ideal con falsedad ideológica en grado de autor.


Las partes

La acusación pública será sostenida en el juicio por la Fiscal de Cámara Teresa Giuffrida, en tanto que la acusación por la parte querellante corresponde a los abogados Leandro Aparicio y Sergio Heredia, en representación del padre de la víctima, Gualberto Solano. El padre de la víctima no estuvo presente en la audiencia de este jueves por razones de salud.

Las defensas están a cargo de los abogados particulares Oscar Pineda, Pablo Iribarren, Ricardo Thompson y Pablo Barrionuevo y del defensor público Gustavo Viecens.



FUENTE: Delegación de Comunicación Judicial- Segunda Circunscripción

0
0
0
s2smodern