EPRE atenderá en Choele Choel. Los interesados podrán realizar reclamos y consultas, en instalaciones de la Sala de Reuniones del municipio, este miércoles 15 de agosto, de 11 a 13 hs.-

Foto del Muro d Facebook de Cristian Bonín
LA IMAGEN MUESTRA EL AGUA QUE NO ESCURRE EN EL FONDO DEL POZO A UNOS 63 METROS DE PROFUNDIDAD
La medida de prueba pedida por la querella y autorizada por la justicia que tiene por objeto la búsqueda de los restos de Daniel Solano, sigue su curso. Hoy se cumplen 18 días de trabajo en el lugar con avances lentos, pero ininterrumpidos. Hubo un recambio de antropólogos, pero la selección de material continúa, mientras se logró avanzar en profundidad unos 14 metros. Los residuos que se sabe está en el pozo –como por ejemplo una heladera- siguen sin aparecer.

El viernes –según la invalorable información que nos suministra el cura párroco de Choele Choel Cristian Bonín- se concentró el trabajo en perforar “el piso falso” que no permitía extraer grandes volúmenes por debajo de ese obstáculo. De hecho, la herramienta que denominan “arpón”, había atrapado material de peso considerable pero llegando aproximadamente a la altura de ese tapón, notaron que el peso cedió y llegó a superficie con escaso contenido. Es decir que lo que se esperaba como un gran volumen de material se soltó sin poder saber que contenía.

El viernes no se contó con la presencia de antropólogos pues –tal como habíamos adelantado- se produjo el recambio y los profesionales arribaron a la zona el sábado alrededor de la hora 16 y minutos más tarde ya estaban trabajando en el campo “La Manuela”, donde se encuentra el jagüel donde se cree, están los restos de Daniel Solano, el joven aborigen guaraní desaparecido desde el 5 de noviembre de 2011. De todos modos, los profesionales dejaron instrucciones a los operarios, que se cumplieron al pié de la letra.

El sábado se trabajó con la herramienta diseñada en Salta y que trajo la empresa Peterser- Se trata de una campana de 400 kilos de pesos que gira y captura contenido del pozo. Se acompañó la tarea agregándole agua desde la superficie para ablandar el material arcilloso que se percibe llegando a una profundidad aproximada de 50 metros.

Se extrajo escaso volumen de material arcilloso, arena, trozos pequeños de vidrio y algunos restos orgánicos como pelos, pero nada de lo extraído corresponde a restos humanos.

El agua arrojada no escurrió, sino que se fue acumulando, dando la impresión de que cayó sobre un material impermeable a los líquidos. Luego de las tareas mencionadas se bajó una cámara de grabación de video que mostró la acumulación de agua. El comportamiento del agua fue distinto al de otras oportunidades en que se tiraba agua para enfriar las herramientas y el líquido escurría.

El personal afectado al equipo de la empresa Peterser informó que notaron que el contenido del jagüel se desplazaba hacia abajo. Según las indicaciones de los experimentados operarios, se trabajaba en un piso a una profundidad de casi 49 metros, para pasar en poco tiempo 14 metros más abajo, con un orificio de aproximadamente un metro y medio de diámetro de boca de jagüel.

Lo que llama la atención que las herramientas tanto el viernes como el sábado, extrajeron mayormente barro arcilloso y escasos residuos. Esto no hace menos que llamar la atención, habida cuenta que se cuenta con información del tipo de contenidos de residuos –por ejemplo una heladera entre otras cosas- que deberían haber ido saliendo entre los residuos y que sin embargo, a pesar de su volumen, aún no se logra dar con ellos.-

0
0
0
s2smodern