El sindicato exigió a la delegación de Educación medidas para evitar tragedias

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) realizó hoy un enérgico reclamo a las autoridades de la delegación de Educación en General Roca, luego de que dos porteros de escuela terminaran hospitalizados en el Francisco López Lima por una pérdida de gas.

El hecho sucedió el viernes en el establecimiento donde funciona la Escuela 116 y el CENS 22 nocturno, con serios problemas respiratorios para los trabajadores que, si bien fueron dados de alta, siguen físicamente comprometidos.

“Estamos muy preocupados y consternados. Esta situación podría haber tenido un trágico desenlace alcanzando también a alumnos, docentes, directivos. No se puede trabajar sin las condiciones de seguridad mínimas”, señaló el secretario gremial de la seccional Alto Valle Este de ATE, Omar Orellana.

Luego de la descompensación, personal de la empresa Camuzzi verificó lo que al momento era sólo una sospecha y detectó varias pérdidas de gas en el establecimiento, por lo que procedió a retirar el medidor.

Hoy no hay clase en ninguno de los turnos de la escuela y desde ATE anticiparon que hasta que no estén aseguradas las condiciones de trabajo, los porteros no garantizarán servicios.-

0
0
0
s2smodern