El sindicato denunció las consecuencias de la eliminación del ministerio de Salud de la Nación en los 36 establecimientos de Río Negro: menos medicamentos y programas preventivos
Desde un micrófono abierto y con volantes para transeúntes, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) visibilizó hoy los primeros síntomas de degradación del Ministerio de Salud de la Nación al rango de secretaría, repudió la implementación en Río Negro de la Cobertura Universal de Salud y exigió una ley de insalubridad para los trabajadores.

“La salud no se puede ajustar; es un derecho. Hay que invertir en salud pública, hay que prevenir, hay que garantizar otros elementos que hacen a la salud: vivienda digna, calefacción, cloacas”, resumió el médico y secretario general de la seccional Bariloche de ATE, Egar Actis.

La conversión del ministerio de Salud en secretaría dependiente del ministerio de Desarrollo Social es para el dirigente parte de un acuerdo entre el Gobierno nacional y el FMI, que incluye ajustes en todos las carteras excepto en la de Seguridad.

“Este nuevo panorama pone en riesgo la implementación de programas y la provisión de medicamentos coordinados por el ministerio desde hace muchos años: contra la tuberculosis, sífilis, hepatitis, lepra, enfermedades de transmisión sexual”, agregó Actis. “Estadísticas, detención de problemáticas y test para diagnósticos están en riesgo de desaparición”, precisó.

Los trabajadores de la salud denunciaron que ya hay menos medicamentos, insumos y reactivos. En Bariloche, por ejemplo, se detectó un faltante del refuerzo de la vacuna contra la meningitis, para niños de once años.

Asimismo reclamaron estabilidad laboral: ATE registró despidos en algunos nosocomios y se solidarizó con la ola de trabajadores echados en el único hospital nacional de alta complejidad: el Posadas.

Las condiciones laborales fueron otro eje de las demandas: el sindicato reclamó una ley que aborde la insalubridad en hospitales. ATE señaló que áreas como la oncológica, terapia o quirófanos son muy estresantes. Muchos trabajadores dedican jornadas de hasta 16 horas.

“Muchas provincias tienen una ley de insalubridad con estas características: jubilaciones anticipadas o reducción horaria para determinadas especialidades. Creo que en Río Negro podemos avanzar hacia un esquema similar”, señaló Egar Actis.

El secretario general hizo referencia, por último, a la adhesión de la Provincia a la Cobertura Universal de Salud (CUS), promovida por el Gobierno nacional. “No estamos contra la digitalización de historias clínicas, pero detrás de ese Caballo de Troya, se esconde el interés privado por acaparar servicios sanitarios que hoy son públicos”, dijo.-

0
0
0
s2smodern