El juez delegado del STJ en Roca, Sergio Barotto, analizó la forma más rápida y menos costosa de reparar los daños registrados en el edificio de la Ciudad Judicial de General Roca con motivo de las pintadas que efectuaron en su frente integrantes de la marcha por el Día de la Mujer. La evaluación la efectuó junto al jefe de Mantenimiento local y en contacto con el Área de Arquitectura e Infraestructura Judicial.

En anteriores oportunidades, y por distintos motivos, las paredes del mismo edificio han sufrido el mismo tipo de daño, el que se magnifica en cuanto a dificultad y gastos de superación atento que se trata de muros de “ladrillo a la vista” que, por su porosidad, absorben más la pintura.

En primer lugar Barotto evaluó que ante la reiteración de este tipo de situaciones podría ser necesario alterar la estética original de la Ciudad Judicial y pintar de manera definitiva las paredes que son recurrentemente dañadas, para así facilitar su eventual repintado.

También en la sede de las Fiscalías, la Oficina Judicial y el Foro de Jueces de Choele Choel se efectuaron pintadas que volvieron a afectar esas instalaciones.

El juez del Superior Tribunal de Justicia consideró al respecto que los daños registrados -en esta y anteriores manifestaciones- “son el fruto de la violencia, y jamás la violencia puede ser fuente de derechos, ni mucho menos herramienta para mejorarlos”.

“Descreo de la utilidad de las pintadas y otros tipos de agresiones en relación a las consignas que se dice defender a través de esas prácticas; antes bien, opino que sólo generan repudio social porque se dañan considerable y recurrentemente bienes del Estado, que se pagan con los impuestos que pesan sobre toda la población”, agregó Barotto


FUENTE: Dirección de Comunicación Judicia

0
0
0
s2smodern