CHOELE: DESCUENTOS A JUBILADOS Y PENSIONADOS EN LICENCIAS DE CONDUCIR. Haberes jubilatorios mayores al mínimo ANSES: Edad, 60 a 69 años 40%, Mayor a 70 años 70%- HACER EL TRÁMITE CON RECIBO DE HABERES Y FOTOCOPIA...

Un fallo de la Cámara de Casación podría hacerlo volver a la cárcel

 

 (publicado por ELCOHETEALALUNA.COM).- En un fallo dictado en el día de hoy la Sala de Feria de Casación pondera los argumentos por los cuales el Tribunal Oral Federal 6 le negó la excarcelación a Miguel Etchecolatz, pero señala que esos mismos argumentos deberían haber servido para impedir el arresto domiciliario. De esta manera, el fallo constituye un fuerte precedente para la revisión de la medida dictada por un tribunal inferior. El Ministerio Público Fiscal y las querellas ahora podrían pedir la habilitación de la feria ante el TOF 6 o ante la Casación para revertir las condiciones de detención del director de Investigaciones de la Policía Bonaerense durante la última dictadura cívico-militar.

El fallo fue dictado por la Sala de Feria presidida por Alejandro Slokar e integrada por los jueces Carlos Mahiques y Juan Carlos Gemignani. Técnicamente es una respuesta a un fallo previo del TOF 6 que se opuso a la excarcelación. Ese Tribunal fue el que más tarde –sin embargo– otorgó la domiciliaria. Casación sale a responder a la excarcelación, pero el fallo también es un mensaje al Tribunal porque también tiene en cuenta el polémico fallo de la domiciliaria y lo que ocurrió con Etchecolatz, sus víctimas y el barrio desde que llegó al Bosque de Peralta Ramos.

Para sostener que es inviable la excarcelación, Casación analizó y retomó los argumentos de los jueces del propio Tribunal Oral 6 cuando habían oportunamente sostenido: “las particulares características y trascendencia de los graves delitos por los cuales ha sido requerida la elevación a juicio del encausado Etchecolatz […] hace presumir a los suscriptos la existencia palpable de un peligro de fuga o un entorpecimiento en el desarrollo de la causa de aceptar la soltura del nombrado, poniendo en peligro la actividad procesal cumplida hasta el momento”.

Se consideró también que se encuentra en pleno desarrollo el debate oral y público, en el que todavía deben declarar más de cien testigos.

Así también, el máximo órgano penal presidido por el juez Slokar reveló que el mismo Tribunal Oral había establecido que: “un temperamento distinto al que se viene arribando sobre las medidas coercitivas de la libertad de los imputados, implicaría aumentar considerablemente la posibilidad de que aquellos riesgos procesales verificados en cada caso para mantenerlos cautelarmente detenidos, adquieran todavía mayor virtualidad”.

Esos argumentos son los que parecen desatendidos en la polémica resolución del mismo Tribunal que otorgó la domiciliaria al represor. Por eso, la sentencia de la Sala de Feria de la Casación constituye un fuerte precedente para la revisión de esa medida y condiciona la continuidad de Etchecolatz en la costa. Eso es así porque que la jurisprudencia de la Corte Suprema y de la misma Casación establece que en casos donde se investigan delitos de lesa humanidad, existe un especial deber de cuidado al analizar la existencia de riesgos procesales, en los que el Estado Nacional asumió la obligación ante la comunidad internacional de investigar, enjuiciar y sancionar a los imputados de graves violaciones a los derechos humanos.

Contra la domiciliaria del Tribunal Oral 6 resta ahora la interposición de los recursos de las querellas y el Ministerio Público Fiscal —que se habían opuesto al beneficio— y, más aún, la realización de planteos inmediatos a partir de esta oportuna decisión de Casación, que pondría en jaque su alojamiento en la casa, desde donde se constató la obtención de fotos a los manifestantes que repudian la prisión domiciliaria.

A criterio de los integrantes de la Casación, lo que sucedió en los últimos días cambia las condiciones del análisis. Y a partir de esta medida podrían abrirse dos caminos. Uno ante el TOF 6 dado que con esta decisión de la Casación, el MPF y las querellas podrían exigir al TOF de feria que revise la domiciliaria. El otro camino es en Casación: allí debe llegar una apelación específica por la domiciliaria otorgada a Etchecolatz que todavía no llegó.

Un dato importante de este fallo es el nombre de los jueces de Casación que actuaron en esta resolución. Entre quienes firmaron están personas como Gemignani que en otros expedientes había otorgado la domiciliaria de Etchecolatz. En este caso, y como consecuencia de las movilizaciones que despertó el regreso del genocida a su casa del bosque, Gemignani se plegó al voto de la presidencia. En ese sentido es interesante observar que los jueces entienden que el fallo de la domiciliaria no es un fallo más sino un hito: un ensayo de una parte de la justicia al estilo del 2×1, aquí también pesan las movilizaciones de las víctimas frente a beneficios otorgados a los represores más emblemáticos del horror.-