El gobierno nacional a través de su jefe de gabinete Marcos Peña, ha demostrado que no está dispuesto a realizar la obra de nuevos accesos a Choele Choel. En dos oportunidades habló del tema y se contradijo varias veces con evasivas, dejando en claro que pretenden volver a foja cero, cuando la obra fue adjudicada y solo restaría acordar con la empresa los nuevos montos.

Lo obra es muy necesaria si se quieren evitar el costo de vidas en accidente de tránsito, ya que el tramo de marras de la ruta, tiene contabilizados números accidentes, varios de ellos trágicos. En la actualidad, por esa ruta cruzan muchísimos niños que van al jardín de infantes, guarderías etc. Que ponen en riesgo su vida de manera constante.
Este proyecto denominado “Rutas Seguras” fue contemplado en el presupuesto de obras y en el año 2012 el gobierno nacional, por aquel entonces conducido por Cristina Fernández de Kirchner, realizó un anuncio consistente en la construcción de dos rotondas en el acceso este de la localidad de Choele Choel sobre la Ruta Nacional Nº 22, con la duplicación de la calzada entre dichas intersecciones rotacionales. El presupuesto evaluado para la obra era de: $49.021.048 pesos.
La fecha de apertura de sobres se realizó el 12 de marzo del 2013, en la que tres empresas presentaron ofertas para la construcción de dichas rotondas. Las ofertas presentadas fueron de las empresas CN Sapag S.A., Equimac y Luciano S.A. El resultado de la licitación dio como adjudicataria a la empresa Equimac quien firmó el contrato en el mes de abril del 2014 y ubico su obrador en las inmediaciones de la localidad de Choele Choel.
En una oportunidad –en noviembre de 2017- la Senadora por Rio Negro, Magdalena Odarda realizó un pedido de informes sobre esta obra. Marcos Peña respondió: " Actualmente, la obra está en etapa de planeamiento. Se la evalúa dentro de un conjunto de obras de seguridad de la RN 22 para el año 2018. El objetivo es la construcción de la travesía urbana de Choele Choel y una rotonda de Acceso al barrio Las Bardas. Se estima una inversión cercana a los $ 132 Millones de pesos".
La misma senadora realizó un segundo pedido de informes, el 27 de Junio del 2018. EL mismo funcionario –tal vez olvidando el informe anterior- se desdice con argumentos que resultan falaces. "La licitación de la travesía urbana de Choele Choel y una rotonda de Acceso al barrio Las Bardas se suspendió por no contar con proyecto ejecutivo. Es decir, no sólo no cumplía los estándares de diseño de un corredor tan importante como la RN 22 sino que tampoco se sabía cuál iba a ser el costo final. La obra se va a licitar nuevamente en el marco del proyecto de Ruta Segura RN 22 Bahía Blanca - Chichinales." Afirmó Peña.
Lo contradictorio es que la obra contaba y contó siempre con el Proyecto Ejecutivo de Vialidad Nacional presentado en sociedad en la ciudad de Choele Choel en el año 2011. Por tal motivo luego fue incorporado al Presupuesto 2012 y se convocó a Licitación. El dato pone en evidencia la mentira del alto funcionario nacional. Es que si no se contaba con un Proyecto Ejecutivo, tampoco puede no cumplir con estándares de diseño, pues, sin Proyecto, no hay "estándares". El Jefe de Gabinete se desdice.
Los estándares de diseño los estipuló Vialidad Nacional de aquel entonces con el Proyecto original.
La evidencia de las mentiras del jefe de gabinete se ponen en clara evidencia cuando en el primer pedido de informes responde que la obra estima un monto aproximado de 130 millones de pesos; mientras que en el segundo pedido de informes, Marcos Peña responde que no sabe cuál es el costo final de obra.
Evidentemente la decisión de volver a licitarla podría ser una evasiva más para “enfriar” el tema. Es que si actualmente existe un contrato firmado y vigente por la empresa Equimac y Vialidad Nacional para realizar dicha obra; lo más práctico sería actualizar los costos y avanzar con la construcción. Además, la opción de volver a licitarla, abriría la puerta para que Equimac avance judicialmente contra el estado nacional por no cumplir con el compromiso contraído al adjudicarle la obra. Es decir, el gobierno nacional se expone al riesgo de tener que erogar recursos públicos ante una demanda judicial, a lo que se suma los costos de una nueva licitación y la demora de una obra que es vital para la seguridad vial de Choele Choel.-

0
0
0
s2smodern